Pensamos críticamente sobre la forma en que hacemos las cosas para hacerlas mejor.
¿Y si pensamos críticamente sobre nuestro mecanismo de pensamiento, podemos mejorarlo?
¡Sí!
El pensamiento se puede desarrollar y mejorar con tres acciones:

  1. tomar conciencia del proceso de pensamiento
  2. examinar cuidadosamente el proceso de pensamiento
  3. practicar el proceso de pensamiento

Esto nos permite:
• abordar problemas complejos y formular soluciones efectivas
• realizar evaluaciones críticas libres de sesgo y preconceptos
• tomar decisiones más inteligentes
• comunicar conclusiones de forma convincente para lograr un resultado esperado

Skip Navigation